Los límites del control (The limits of control, Jim Jarmusch, 2009)

Los límites del tedio.

Soy muy dado a esta etiqueta, al cine del tedio. Todo empezó por la “Trilogía de la muerte” de Van Sant (Gerry, Elephant, Last Days). Quedé alucinado con estas películas. No son de estas de “no pasa nada”. Es mucho peor que todo eso.

Claro que al acuñar el término, este requiere ciertas reglas. ¿Qué es cine del tedio y qué no lo es? No lo inventó Van Sant, pues he seguido sus pasos hasta 1977… Killer of sheep, de Charles Burnett. De hecho, como una señal de los dioses del Tedio, fue la primera que vi. No sabía qué pasaba. Un negro en un barrio de negros que trabaja en un matadero. Recuerdo una escena en la que unos tipos llegan a su casa y le proponen matar a alguien a cambio de dinero. Joven y alocado, pensé “Ahora empieza la película”. Qué mentira. El tipo los manda a paseo. En lugar de asesino a sueldo tenemos nada. Era como si la película lograse esquivar todas las posibles tramas interesantes con pasmosa agilidad.

Con el cine del tedio he llegado a países tan dispares como Vietnam, Paraguay, Hungría, Taiwán, … el tedio es de alcance mundial.

Sospecho que una buena película del tedio puede resumir su argumento en una frase, más o menos larga, que explique con ella gran parte del metraje de la película. Probaré con la que nos atañe, la última de Jarmusch:

“Un tipo en una misión secreta va tomando café en cafeterías mientras tiene conversaciones extrañas con personajes pintorescos”

Pues de eso trata The limits of Control. Lo peor ya lo sabéis. Que me ha gustado.

Es como coger esta rama dura de Van Sant de la ya mencionada trilogía y darle un poquito del montaje videoclipero de Soderbergh. Es una especie de anuncio muy largo e hipnótico. Tampoco creo que la película disgustase a Wong Kar-Wai. Cada plano tiene fuerza, está medido. Y todo acompañado con una excelente banda sonora instrumental de un tal Boris.

Cameos por todas partes: Óscar Jaenada (de mi queridísima Noviembre, cuya crítica a su película me ha ganado varios amigos), Luis Tosar (a mi ver, de los peores, pero bueno, se redimió con Celda 211), Bill Murray…

“Mira nena, llevo ya como una hora tomando cafés y teniendo conversaciones raras, dime ya si la peli va a algún lado”

Las situaciones son repetidas. Esto llega a ser hasta cómico. Pero es que probablemente sea el mensaje de la película. El mundo como lugar diminuto, “como un puñado de tierra” y sus reflexiones pueden ser el zeitgeist de nuestro tiempo, la esencia de la época. Eso, y el tedio, claro.

En fin, la particular visión del cine de espías por parte del bueno y loco Jarmusch.

Nota: 7/10, aunque entiendo que no os queráis pasar por diversas cafeterías españolas para escuchar conversaciones extrañas.

Anuncios

~ por pejake en 13 abril 2010.

3 comentarios to “Los límites del control (The limits of control, Jim Jarmusch, 2009)”

  1. por si no lo sabias.. “…La fotografía es excelente y la lleva a cabo el talentoso Christopher Doyle, quien ha trabajado mucho con Wong Kar Wai y recientemente hizo Paranoid Park con Gus Van Sant. Las transiciones llenas de luminiscencias, lo desenfocado, los eternos reflejos, todo se conjuga en un lenguaje cinematográfico perfectamente dominado por el director y el fotógrafo…”

  2. Pues no, no lo sabía… ¡qué ojo tengo! ¡Un director de fotografía del tedio!

  3. Pues poco has rastreado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: