The cooler (Wayne Kramer, 2003)

Un romance en Las Vegas. Ya la hemos visto ¿verdad?

Éste es un buen ejemplo (¡Otro más!) de “película para todos”. Algo convencional, pero suficientes puntos de originalidad para que olvidemos Leaving Las Vegas (Mike Figgis, 1995) durante todo el metraje.

William H. Macy trabaja de gafe en un casino. Su mera presencia en las mesas acaba con las más increíbles rachas de suerte. Le contrata el director del local, Alec Baldwin, a quien le está devolviendo una vieja deuda de juego. Es en el casino, el Shangri-La, donde conocerá a Maria Bello (a la que hasta que vi esta película no conocía de nada). Estos tres personajes hacen girar la película: la historia del rey de perdedores que conoce a la guapa y el gigante del casino cuyo negocio se debilita por estar aferrado al pasado. Esta historia secundaria, la de Baldwin luchando contra la sangre nueva que entra en su organización, da mucho juego a la cinta.

Qué decir de estos tres actores. Todos están estupendos, pero Baldwin se los come a todos. Corpulento, desgastado, pero ante todo, old school. Fue nominado al Oscar a mejor actor secundario. Quizá sólo por él ya merezca la pena echar un vistazo a esta película. A Macy el papel le viene que ni hecho a medida. Su sonrisa de perdedor esperanzado nos hace creernos todo este tinglado. Y Maria Bello, a pesar de su personaje relativamente estereotípico, sabe estar junto a Macy.

Aunque tiene sus toques emapalagosillos, la historia de amor acaba por conmover. El rey de los patéticos ha encontrado el amor.

El empleo de la cámara es muy bueno. El anteriormente guionista y ahora director Wayne Kramer nos esconde lo que quiere, nos mantiene en movimiento y nos enseña lo que nos quiere enseñar. Y eso está bien. El tío sabe lo que hace.

La historia se permite ciertos devaneos y “deus ex machinas” con la excusa de la suerte, probablemente el tema central de la película. Pero a una película que trata sobre “Lady Luck” no se le puede echar demasiado en cara ese tema, porque tampoco es algo exagerado.

Resalto que la película no es mero entretenimiento, pero sí entretenida. Trata ciertos temas, los toca con la punta de los dedos, porque no pretende más. Da la impresión de que el lema de la producción haya sido “Vamos a hacer una buena película”. Y lo es. Sin ser nada espectacular, entretiene, emociona y hace pensar una pizca. Hoy día no creo que se pueda pedir mucho más… sobre todo a un año tan irregular en materia cinéfila como fue 2003.

Nota: 7/10: Sin ser excelente, es una Película. Incomprensiblemente, se mantiene en la sombra. Una proyección en la pequeña pantalla bastaría para que se convirtiese en cine de referencia.

Anuncios

~ por pejake en 20 febrero 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: